LOGO PAN DE NEDA


La Fiesta del Pan de Neda supone un evento anual de exaltación del producto gastronómico por excelencia de la Villa de Neda: el pan, y también sus derivados, en menor medida identificados como productos típicos, poseen una gran calidad y características de elaboración propias (panes de huevo, proias, empanadas, queiques, cocadas, etc.). Desde el año 1989 se celebra con continuidad La Fiesta del Pan, organizada en sus inicios por la AVVV de Ancos el día 10 de septiembre, fecha que coincidía con la terminación de las fiestas religiosas de Nuestra Patrona. Hoy la Fiesta del Pan pierde el carácter religioso inicial y tiene una fecha de celebración fácilmente identificable, el 1º domingo de septiembre. En su organización sigue participando la asociación pionera "Ancos", que colabora en las actividades junto a la Concejalía de Cultura. Su celebración tiene como objetivos:

Promocionar, poner en valor y dignificar la labor de las forneiras y de los forneiros de Neda.
Exaltar la calidad de los productos (pan y dulces), identificando a los nedenses con sus productos tradicionales.
Publicitar la imagen corporativa del "Pan de Neda".
Incentivar al sector, con objeto de gestionar la categoría de "fiesta de interés turístico gallego".
Fomentar la participación de los panaderos y panaderas de Neda y de todos los agentes sociales en la organización de la actividad.

ADEMÁS DEL PAN, SE RECOMIENDA PROBAR:

Las ricas especialidades de bollería y repostería que se elabora en algunas panaderías, destacando la típica bolla de huevo de Neda, bizcochos, pasteles y hojaldres diversos.
La sabrosísima empanada que se elabora en estas panaderías, de los más variados ingredientes

REALIZACIÓN DE LA RUTA
Previa cita. De Lunes a Jueves.
Contacto: FERTUR GUÍAS
606777431/696531070
Precio: Consultar

Más información:
xerencia@turismoferrolortegal.com
www.ferturguias@yahoo.com
Centro de Actividades MOTUS
Roxal, Neda 981 312 834
www.motus.es

Historia del Pan de Neda
La tradición panadera de Neda nace ya en la Edad Media, cuando comienzan a aparecer, aprovechando la fuerza del caudal de la "Fervenza do Belelle" importantes industrias, entre ellas, los molinos
Tras el asedio de la flota comandada por Sir Francis Drake a la ciudad de A Coruña en 1589, el rey Felipe II toma la decisión de que en adelante la flota real tenga su base en Ferrol, cuyo puerto es más fácil de proteger por sus excepcionales condiciones naturales
Para entonces, ya se tenían las aguas del Belelle como las mejores del país para el blanqueo de hilazas, para la elaboración del pan y para la salud
Ese mismo año se hace una relación de los alimentos necesarios para atender a los militares que deberían embarcar al año siguiente y que habian de permanecer 6 meses en el puerto. De esa relación se destaca que no existen hornos suficientes para atender tal demanda
Dos años después se habian construido 12 hornos que conformaban las Reales Fábricas de Bizcochos de Neda, produciendo cinco mil quintales de pan al mes. La decisión se basó en la excelente comunicación de la Villa con el puerto de Ferrol y su antígua tradición panadera
Así se fabrica en Neda, durante un siglo, la galleta o bizcocho para las armadas de los Reyes de España
Con el paso de los años, ya en una época más moderna, en 1917, sale de la imprenta de "El Correo Gallego", un folleto de 16 páginas titulado "Estudio analítico, químico y bacteriológico del agua de La Fervenza", practicado por Don Santiago De La Iglesia, director del laboratorio municipal, por orden del Sr. Alcalde de Ferrol
En este informe, se habla en detalle de las características químicas del agua, llegando a la conclusión que son "muy buenas" y en cuanto al número de bacterias se dice que es "extremadamente pura". Además, se encuentra la presencia de géneros pertenecientes a la familia de los hongos, entre estos los "pencilium". Un descubrimiento que contribuye a realzar los ya mencionados atributos de nuestro río Se afirma que las harinas fabricadas con dichas aguas adquieren calidades apreciables en blancura y sustancia
En los siglos XVII, XVIII y principios del XIX, a Neda se la puede considerar como la capital del trigo de Galicia.